Cáncer, segunda causa de muerte en el mundo

Los tumores malignos son la segunda causa de muerte en todo el mundo, y debido a su relevancia epidemiológica, el 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer.

En la Cumbre Mundial Contra el Cáncer para el nuevo milenio, realizada en París en el año 2000, nació esta conmemoración, con el objetivo de promover la investigación, prevenir el cáncer, mejorar los servicios a los pacientes, sensibilizar y movilizar a la comunidad mundial para progresar en contra de esta enfermedad, según datos de esta iniciativa de la Unión Internacional contra el Cáncer.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que en el mundo viven cerca de 32.6 millones de personas con algún tipo de cáncer.

El Instituto Nacional de Cancerología (INCan) resalta que 30 por ciento de los diferentes tipos de cáncer que presentan los mexicanos, se debe al estilo de vida como tabaquismo, alcohol, sedentarismo, consumo de alimentos calóricos, bebidas azucaradas y falta de ejercicio.

En este país, el cáncer es la tercera causa de muerte, y fallecen por esta enfermedad 14 de cada 100 mexicanos. La expectativa de vida para quienes padecen la enfermedad es de 63 años en promedio.

Gracias a los avances que se tienen en los tratamientos, con el surgimiento de la terapia blanco y la inmunoterapia, el cáncer ya no es una sentencia de muerte para muchos de los pacientes, aunque el diagnóstico tardío es lo que en ocasiones hace imposible ofrecerles mejor calidad de vida o incluso salvárselas.

De acuerdo con especialistas, en la población mayor a 80 años, el cáncer es la primera causa de muerte, debido a diversas patologías que ya tienen los pacientes.

Sin embargo, el cáncer es una enfermedad que si se diagnostica y trata a tiempo es curable, por eso es importante que se conozcan los factores de riesgo. Los distintos tipos de cáncer tienen factores modificables, como fumar, la alimentación y otros hábitos de vida.

Pero también hay factores que no pueden cambiarse como la edad o los antecedentes familiares (genética), ante lo cual se debe estar atentos y realizarse pruebas periódicas para detectar la posible presencia de células cancerosas.

De acuerdo con la plataforma especializada en cáncer Globocan, los tumores más frecuentes son de pulmón, mama, colon, hígado, y el que presenta mayor mortalidad es el cáncer de pulmón, seguido por el de colon, tanto en hombres como en mujeres.

Cáncer castiga más a países con ingresos medios y bajos

Pese a los avances médicos, el cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo, castigando en particular a los países de ingresos medios y bajos, donde son comunes los diagnósticos tardíos y la falta de tratamiento, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Durante 2018, se registraron 18.1 millones de nuevos casos de cáncer en el mundo y 9.6 millones murieron a causa de la enfermedad, lo que significa que uno de cada seis decesos se debió a este flagelo.

Datos como el que de uno de cada cinco hombres y una de cada seis mujeres en el mundo desarrollan cáncer, y que uno de cada ocho hombres y una de cada 11 mujeres muere a causa de la enfermedad, significarían que es muy probable que algún integrante de cada familia padezca cáncer en algún momento de su vida.

El cáncer, también conocido como tumor maligno o neoplasia, es un término genérico para un gran grupo de enfermedades que pueden afectar cualquier parte del cuerpo.

Una de sus características es la rápida creación de células anormales que crecen más allá de sus límites habituales, y que pueden invadir partes adyacentes del cuerpo y propagarse a otros órganos, este último proceso se conoce como metástasis, que es una de las principales causas de muerte por cáncer.

Este 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, que fue promovido por la Organización Mundial de la Salud, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) a fin de aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad.

De acuerdo con datos de la OMC, el cáncer de pulmón, mama y colorrectal son en conjunto responsables de un tercio de la incidencia de casos y de muertes en el mundo.

Alrededor de un tercio de las muertes por cáncer se podrían prevenir debido a que tienen relación con los cinco principales riesgos de comportamiento y alimentación: alto índice de masa corporal, bajo consumo de frutas y verduras, inactividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol, según los especialistas.

El consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante para el cáncer que causa más del 20 por ciento de las muertes por cáncer en el mundo.

Mientras que infecciones con los virus de hepatitis B y C y el Virus de Papiloma Humano (VPH) son responsables de hasta 25 por ciento de los casos de cáncer en los países de ingresos bajos y medios.

Para el CIIC, un órgano intergubernamental que forma parte de la OMC, esta enfermedad representa un enorme desafío a nivel mundial en materia de salud, ya que se prevé que para el año 2040 la incidencia de la enfermedad crecerá 63 por ciento a nivel mundial y el número de muertes alcanzará 71.5 por ciento.

Las repercusiones sociales y económicas del cáncer sobre las personas, las familias y las comunidades van a empeorar.

Lo más alarmante es que 70 por ciento de esta situación se registra en países de ingresos medios y bajos, que tienen menos recursos y están mal equipados para brindar atención médica a estos pacientes, según la información.

La CIIC señala que en esas naciones no existen o son insuficientes los datos esenciales para orientar las acciones de prevención y de atención, lo que significa que para los enfermos de cáncer disminuyen las probabilidades de supervivencia y una disminución en su calidad de vida.

Solo uno de cada cinco países de ingresos medios o bajos dispone de los datos necesarios para impulsar políticas de lucha contra la enfermedad.

En 2017, solo 26 por ciento de los países de ingresos bajos informaron que la sanidad pública contaba con servicios de patología para atender a la población en general.

Mientras que más de 90 por ciento de los países de ingresos altos ofrecen tratamiento a los enfermos oncológicos, ese porcentaje disminuye a 30 por ciento en las naciones de bajos ingresos.

Según el Observatorio Global del Cáncer (Globocan), una plataforma de la OMC que proporciona estimaciones de incidencia y mortalidad en 185 países para 36 tipos de cáncer, más de 60 ciento del total de nuevos casos anuales en el mundo ocurren en África, Asia, y América Central.

En estas regiones se reporta 70 por ciento de las muertes por la enfermedad, detalló el informe.

Datos de Globocan, que fueron actualizados en septiembre de 2018, en Latinoamérica, donde el diagnóstico precoz y el acceso al tratamiento son más difíciles, cada dos minutos cinco personas reciben un diagnóstico de cáncer.

En esa región se registran actualmente 1.4 millones de nuevos casos, pero se prevé que el número crecerá 78 por ciento en los próximos 21 años, llegando a los 2.5 millones anuales.

Mientras que el número de muertes por cáncer pasarán de 673 mil muertes anuales a 1.3 millones.

Por otra parte, se prevé que cerca de la mitad de nuevos casos de cáncer y más de la mitad de las muertes por la enfermedad en el mundo en 2018 se producirán en Asia, debido a que 60 por ciento de la población mundial vive en esa región.

Mientras que para Europa, donde reside 9.0 por ciento de la población mundial, los porcentajes se ubican en 23.4 por ciento de nuevos casos y 20.3 por ciento de decesos.

El continente americano, con el 13.3 por ciento de la población mundial, abarcará una incidencia de 21 por ciento de nuevos casos y 14.4 por ciento de mortalidad.}

Compartir